Otros viajes

Guadalupe 2019

3 de diciembre, Sainte-Anne 11 de diciembre, Zoo Parc des Mamelles
4 de diciembre, Sainte-Anne, Saint-François 12 de diciembre, Basse-Terre
5 de diciembre, Pointe-à-Pitre 13 de diciembre, Bouillante
6 de diciembre, Bois Jolan 14 de diciembre, Chutes de Carbet, Roches Gravées
7 de diciembre, Le Moule, Saint-François 15 de diciembre, Grande Anse, Malendure
8 de diciembre, La Porte d'Enfer, Anse Bertrand, Petit-Canal 16 de diciembre, Bouillante
9 de diciembre, Museo Edgar Clerc, Morne-à-l'Eau Datos económicos
10 de diciembre, Deshaies

13 de diciembre, viernes

    Son las once y media de la mañana y aquí estamos, sentados en el porche, viendo llover mientras leemos algo. El pronóstico dice que seguirá lloviendo durante todo el día en Basse Terre y también en Grande Terre. Cuando por fin parece que sale el sol y clarea, nos preparamos para marchar a les Chutes du Carbet y vuelve a llover. Decidimos quedarnos y comer la langosta que compramos ayer. Salimos al Carrefour para comprar pan, una botella de vino blanco y chocolate de Guadalupe, qué resulta bonísimo. A pesar de esta lluvia despiadada, la temperatura es buena y nos podemos bañar en pelotas en la mini-piscina. Después ya no salimos en todo el día porque sigue lloviendo con mucha intensidad.

Incesante lluvia en Bouillante.

    Leyendo cosas sobre Guadalupe, fíjate de lo que me he enterado, como para echar a correr:

El escándalo de la clordecona

    La clordecona o Kepone® era un pesticida que se utilizaba para eliminar el gorgojo negro de las plantaciones de banana en Martinica y Guadalupe desde 1972 (antes se usaba el lindano). Fue ilegalizado en Estados Unidos en 1976 tras los vertidos al río James y en 1978 se prohibió su fabricación. Este pesticida no se degrada y resiste siglos en el ambiente, en la tierra y en el agua del subsuelo. Contamina ríos y costas, afecta a la agricultura, la ganadería y la pesca. En 1979 fue declarado agente cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud y Alemania Federal, que lo usaba para combatir la plaga de la patata, lo prohibió en 1980. España lo vetó en 1986, aunque no se utilizó nunca con los plátanos, pero sí en la industria. En 1990 se prohíbe en la Francia continental, pero los productores de bananas de Martinica y Guadalupe presionaron para seguir usando el pesticida hasta 1993; decían que no había alternativa al Kepone®. La verdad fue que presidente de SICABAM (Société d'intérêt collectif agricole de la banane martiniquaise) era también el director general de la empresa que comercializaba la clordecona y en 1990, sabiendo ya que el producto era cancerígeno y se había prohibido en Francia se reabasteció de existencias y presionó al ministro para conseguir una moratoria hasta 1993. Se la concedieron. En realidad, el producto se siguió utilizando hasta 2002. El resultado es que la sangre del noventa por ciento de los antillanos está contaminada por esta molécula tóxica y sufren un porcentaje de cáncer de próstata de record mundial. El veneno provoca partos prematuros y retarda el desarrollo de los recién nacidos. Los análisis indican que el 95% de los habitantes de Guadalupe y el 92% en Martinica están infectados. Un informe encargado por el gobierno francés ha concluido que el Estado fue “el primer culpable” de lo sucedido porque los responsables políticos conocían de sobra los riesgos. ¿Alguien ha pagado por ello? ¿Alguien ha recibido una compensación? ¿Alguien ha devuelto el dinero que ganó a costa de la salud de decenas de miles? Hoy en día la clordecona se sigue fabricando y vendiendo. ¿A quién? Te lo puedes imaginar.

   

Copyright © 2019 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.