Otros viajes

República de Chile 2018

23 de noviembre, Santiago 2 de diciembre, El Calafate, glaciar Perito Moreno
24 de noviembre, San Pedro de Atacama, Valle de la Luna 3 de diciembre, El Calafate, Puerto Natales
25 de noviembre, Toconao, lagunas Chaxa, Miscanti y Miñiques 4 de diciembre, Milodón, Torres del Paine, lago Grey
26 de noviembre, San Pedro, géiseres del Tatio 5 de diciembre, Balmaceda, Serrano, Punta Arenas
27 de noviembre, San Pedro, Pucará de Quitor, Santiago 6 de diciembre, Punta Arenas, Santiago
28 de noviembre, Puerto Varas, Llanquihue, Frutillar 7 de diciembre, Santiago
29 de noviembre, Llanquihue, Chacao, Dalcahue, Castro 8 de diciembre, Santiago, Valparaíso
30 de noviembre, Ancud, Caulín, Puñihuil, Puerto Montt 9 de diciembre, Valparaíso, Santiago
1 de diciembre, Puerto Montt, Punta Arenas, Puerto Natales 10 de diciembre, Santiago
Datos económicos

30 de noviembre, Viernes Santo

    La vista panorámica desde el ventanal de nuestra habitación en el hotel Enjoy Chiloé es fantástica: a la izquierda tenemos las casas sobre palafitos y la desembocadura del río Gamboa, y justo enfrente, Castro. Detrás de la iglesia San Francisco vemos un descomunal centro comercial, el llamado Paseo Chiloé, un atentado visual que empequeñece la iglesia. La mismísima Unesco se quejó en un informe de 2014 y dijo que semejante edificio perjudica el valor excepcional de la iglesia y, por tanto, o disminuían su altura y volumen o su inclusión en la lista de Patrimonio Mundial peligraba. ¿Qué hizo la alcaldía? Ampliar aún más el centro comercial.

Vista desde el hotel. Iglesia de San Francisco en amarillo y detrás, el inmenso centro comercial Paseo Chiloé

    Mientras me estoy duchando observo una araña trepar por la pared, ¿no será la peligrosísima araña de los rincones o araña violinista, esa cuyo veneno es cien veces más tóxico que el de una víbora de cascabel? Le hago una foto en el modo macro para comprobarlo después. Según los aracnólogos, en todas las casas en Chile habita alguna, no importa que se trate de una planta baja o el último piso de un rascacielos. Estas arañas se esconden en los rincones más recónditos de las casas y solo salen de noche, a capturar zancudos u otros animalitos, así que los humanos ni nos enteramos de su existencia. En Chile se suelen contabilizar unas cuatrocientas mordeduras al año y una decena de víctimas mortales, ya ves tú qué muerte más tonta. No hay que confundirla con la araña tigre, inofensiva para el hombre y muy útil, porque mata casi todas las arañas que habitan en los hogares, incluida la del rincón. ¿Y cómo se explica que la araña tigre se meriende a la violinista si esta es más veloz, más grande y más venenosa? Porque le escupe, a distancia, una telaraña que la impide moverse y después, espera pacientemente hasta que la ve derrotada y entonces sí, le inyecta su veneno. Si una araña de los rincones nos muerde, se aconseja matarla, ponerse hielo en la zona para que el veneno no avance y acudir rápido con ella al hospital para que el médico confirme su identidad. Tras examinar mi foto y compararla con una foto encontrada en Internet no puedo asegurar que sea la araña de los rincones, pero tampoco descartarlo, son muy parecidas. La araña de los rincones adapta su color al entorno.
    Hoy vamos a visitar algunas de las famosas iglesias de madera chilotas, hay cientos de ellas pero solo dieciséis son Patrimonio de la Humanidad. La más cercana está en Nercón, tres kilómetros al sur de Castro, allí nos espera la iglesia católica Nuestra Señora de Gracias de Nercón, construida entre 1879 y 1888 muy cerca de donde existió una pequeña iglesia jesuita. El revestimiento exterior es de traslapo de ciprés, enteramente entarugada, techumbre de tejuela de alerce y elementos estructurales de coigüe y ciprés. La encontramos cerrada, pero un cartel informa que la señora con las llaves vive en la casa de al lado. Llamamos a su puerta y sale una mujer indígena con un pelo impresionante, tupidísimo, ya lo quisiera

Nuestra Señora de Gracias de Nercón

para mí. Nos abre la iglesia y, además, hace de guía durante la visita:
   —En 1730 había una iglesia chiquita y posteriormente se quemó. Esta iglesia se montó sobre el cementerio. La tuvieron que restaurar porque se iba de lado, no asentaba bien sobre las piedras del suelo. Se restauró en el periodo 2012-2013, cuando estaba de presidente Sebastián Piñera, el multimillonario, porque de Patrimonio no recibimos ni un pesito. Los de la Unesco vienen dos veces al año y nos dijeron que ellos dan plata al Estado por las iglesias, pero aquí no hemos visto nada. Al contrario, nos hace gastar porque para que nos mantengan el título, las tenemos que conservar bien. Cuando hicieron la restauración excavaron mucho para hacer los cimientos y se encontraron muchos huesitos. Y los sacaron porque creían que eran muertos de la dictadura pero no, tenían más de 150 años, y los volvieron a meter donde estaban.
   —¿Aquí afectó mucho la dictadura? Digo, como está lejos de la capital, igual afectó menos.— Pregunta mi mujer.
   —Yo nací en el setenta y el golpe de Pinochet fue en el setenta y tres, así que era pequeña; pero sí, mi madre decía que costaba mucho encontrar comida, encontrar de todo.
   —Entonces, ¿con la dictadura también había carencia de alimentos?—insiste mi mujer.
   —Sí, costaba mucho encontrar comida, de todo, pues lo básico. Para comprar azúcar había que hacer cola. Pero también con Allende, ya lo creo, sí que hubo. Con Allende te medían la comida. Con Pinochet, los tres o cuatro primeros años siguieron con el racionamiento, porque hacía lo mismo que Allende, así que siguieron las cosas igual; luego cambió y ya no, había de todo. Lo que sí, no había desorden, no se hacían protestas, porque no se podía. Y eso era bueno, porque ahora el país es puro desorden. Protestas por un lado, por el otro.
   —¿Por aquí hubo represión de la dictadura?
   —Dicen que al comienzo sí, pero en el gobierno de Allende igual, eliminaron a los dirigentes de derechas; para que andamos con cuestiones. Sí, lo eliminaron todo, casi.
    Me resulta curioso comprobar cómo esta señora, a pesar de ser indígena mapuche, parece encantada de encargarse de un templo de la religión que representa al pueblo que colonizó, esclavizó y masacró a su gente. Luego,a finales del siglo XIX los mapuches fueron sometidos militarmente matando a miles de ellos, su territorio ocupado y subastado, y fueron desplazados hacia "reservas". En la actualidad, el Gobierno no hace nada por preservar su idioma, ni sus organizaciones, ni el ejercicio de su cultura. Los mapuches aún sufren discriminación racial y social ​ y sus índices de pobreza son mucho mayores que los del chileno medio. En fin, dejamos las preguntas políticas y nos centramos en la iglesia.

Interior de Nuestra Señora de Gracias de Nercón

   —Yo digo que esta es una iglesia museo, es la única iglesia en Chiloé que usted puede verla completa, por arriba y por abajo. Vamos por allá que hay más luz.
   —O sea, que ahora estamos justo debajo del tejado.
   —Miren, esta es la estructura de esta iglesia, O sea, aquí encima está el tejado y encima están las tejas de alerce.
   —¿Es verdad que las iglesias de Chiloé no tiene clavos?
   —Antes era toda entarugada, pero desde que la restauraron tiene pernos metálicos, mírenlos ahí, en el suelo. La única que no tiene ni un solo clavo es la de Achao.
   —La madera parece en perfectas condiciones. ¿Aquí no hay polilla?— Pregunta mi mujer.
   —Si, sí, hay polilla; ya hemos hecho el informe para el gobierno regional para que vengan a fumigar.
   —Hemos visto que algunas tallas de Cristos crucificados llevan unas bisagras en las axilas. ¿Para qué son?
   —No me diga; igual para el transporte. No sé.
   Sin venir a cuento nos saca el tema del nuevo cura. Se ve que le preocupa:
   —Ahora nos van a cambiar al párroco; lleva solo cuatro años aquí y ya nos lo mandan fuera. Lo queremos mucho, es sencillo, así como nosotros. Y este padre que viene ahora no es así. A mí, de presencia, ese cura no me gusta. Pero hay que tratarle como es, como cura.
    Unos carteles explican la técnica arquitectónica de estas iglesias y, con dibujos en perspectiva isométrica, describen las estructuras en madera de las torres, del altar mayor, de las naves centrales y laterales, del pórtico y dado basal, etc. También se dan detalles de los diferentes tipos de uniones entre elementos estructurales: rayo de Júpiter doble, a media madera, con media cola de milano, caja y espiga, etc. Uno de los carteles habla de las mingas, dice: "La minga más linda, la minga de Chiloé".
   —Por cierto, ¿qué es eso de la minga?— Pregunto, porque la palabra tiene su gracia.
   —Es un trabajo comunitario, por ejemplo, si usted tiene un trabajo qué hacer, va a venir el de aquí y el de más allá para ayudarlo. Y eso no se paga, en plata no. Y al final del trabajo se hace asado, fiesta, vino, chicha, sour, güisqui, de todo; una fiesta bien comida y bien bebida. Aquí se hace minga para las papas, se hace minga para el trigo, minga para una casa. Esta misma iglesia fue construida por los propios vecinos, con maderas compradas por ellos mismos.
   —Hemos visto que se venden muchas cerezas pero no hemos visto cerezos en ningún sitio.
   —Las cerezas que llevan para España son de más abajo, que hay un microclima, parece tropical, se llama Chile Chico. Ahora andan preocupados porque Europa quiere prohibir el glifosato, que dicen que provoca cáncer, y en Chile Chico se usa mucho. La mitad de la producción se va para exportación.
    Se dice que las iglesias actuales son centenarias pero en realidad son edificaciones de tercera o cuarta generación ya que se han reconstruido muchas veces debido a fallos constructivos o incendios. Incluso la madera original se ha sustituido por otras más fáciles de conseguir. Las restauraciones se realizan a través de la fundación Amigos de las Iglesias de Chiloé y la plata sale del gobierno de Chile, organismos internacionales y aporte de socios.
    Nos despedimos de la señora y, tras dar una aportación para la iglesia, ponemos rumbo hacia Tenaún. El paisaje es fantástico, de un verde resplandeciente, con muchas flores rojas y amarillas. Estamos en la primavera avanzada y el campo se muestra en todo su esplendor.
   

Iglesia de Tenaún y nuestro coche de alquiler

    A la una llegamos a la pequeña villa costera de Tenaún —que significa "tres montes" en el dialecto huilliche—, cincuenta y cuatro kilómetros al sur de Castro. Para visitar la iglesia Nuestra Señora del Patrocinio, llamamos a la puerta de una casa particular y una señora nos abre. En su interior, unos carteles nos explican al detalle todas las etapas de la construcción. Se terminó en 1845 y es la única iglesia de Chiloé con tres torres, quizá simbolizando los tres montes. Desde su construcción ha sufrido muchos cambios, como todas; en 1920 se cambiaron las tejuelas por fierro galvanizado.
    En las calles de Tenaún no se ve nadie, aún así, paseamos un rato y vemos cosas curiosas como un cartel pegado en la pared con la foto de un señor, que dice: "Ignacio Hernández. Acordeonista, director del Conservatorio Nacional del Acordeón. Acosador de mujeres y niños". ¡Toma ya! ¿Y cómo se relaciona la mala fama que tiene este señor en Tenaún si el conservatorio está en San Bernardo, muy cerca de Santiago? ¿Tendrá algo que ver que en Tenaún se celebre cada año en febrero un Encuentro de Cultores del Acordeón?
    Frente al minimercado de Anita, en medio de la carretera vemos otra cosa que nos deja perplejos: una cabeza de vaca sin piel, toda ensangrentada. Sobre el caballete del tejado de ferro de una casa espera pacientemente un jote de cabeza negra o zopilote negro. Tiene aguante este bicho, porque sopla un aire que a nosotros nos deja helado el pescuezo, pero claro, este carroñero está acostumbrado a alturas mucho mayores. ¿Quién ha podido dejar semejante espectáculo en medio de la calle? ¿Quizá el de la carnicería de al lado?

Iglesia de iglesia San Antonio de Colo

    Ahora nos dirigimos hacia Colo, a ver la iglesia San Antonio. La versión actual data posiblemente del año 1890. La iglesia original se construyó en 1785, por iniciativa de los franciscanos, —en 1767 los jesuitas fueron expulsados por primera vez de España; eran demasiado diferentes en sus costumbres a las demás sectas religiosas, demasiado modernos y, además, exitosos en sus iniciativas. Hicieron muchos enemigos—.
    Ya toca comer, que es muy tarde. Estamos en pleno campo, pero mira que suerte, justo al lado de la iglesia tenemos el Agroturismo Colo, hospedaje y fogón chilote. Entramos. Somos los únicos clientes y es muy tarde. Pillamos a la familia que regenta el establecimiento comiendo en la parte privada de la casa. Sí nos dan de comer, no disponen de mucha variedad, pescado o carne. Pedimos salmón a la plancha, que se hace rápido. Como abrebocas, nos sirven unos panes como inflados de aire y salsa de pebre, probablemente la salsa más común en Chile. Riquísima, me encanta el picante. El revestimiento de las paredes y techos del comedor es todo en madera; la madera crea un ambiente confortable y cálido a las estancias. Ahora estamos comiendo solos, pero la señora nos dice que en los meses de verano, no dan abasto a preparar curanto en hoyo. Los barracones de madera de al lado también son suyos y en verano están a reventar. Al otro lado de la carretera tienen una caseta abierta donde tienen "el hoyo", de casi dos metros de diámetro. Esta forma de cocinar lo mismo vale para carne que para mariscos, por separado o mezclado. Se echa todo sobre las piedras calientes, se cubre con hojas de nalcas y se mantiene así unas dos o tres horas, y hala, a comer. Una exquisitez, dicen.
    Emprendemos la vuelta hacia Puerto Montt, pero antes pasamos por Ancud, aunque solo sea para una corta visita de una hora. Aparcamos en la plaza de Armas y paseamos por los alrededores. Para rematar el tema de las iglesias, visitamos el Centro de visitantes Inmaculada Concepción, antiguo convento. un excelente lugar para aprender aún más sobre las iglesias de madera de Chiloé. Cuenta con maquetas de todas las iglesias. En la tienda venden un "pasaporte" donde puedes guardar los sellos que te ponen cada vez que visitas una iglesia.
Picoroco, delicioso marisco
    Hemos oído hablar muy bien del picoroco, un marisco extrañísimo para nosotros, pariente del percebe, bocado exquisito para cualquier depredador, por eso se esconde en la roca. Teníamos anotado que el picoroco se puede degustar en el mercado Angelmo de Puerto Montt, pero a la salida de Ancud por la Aníbal Pinto vemos junto a un muelle unos puestos de marisco, damos la vuelta, aparcamos y echamos un vistazo a los puestos. Tienen almejas, jaiba marmola (casi idénticos a los bueyes de mar (Cancer pagurus), de fantástico tamaño, ya cocidos, choros de diferentes clases. No vemos picorocos, pero al preguntar por ellos... ¡Sí, sí los tienen! Apartados sobre una encimera de mármol vemos una decena de piedras, allí dentro están, inexpugnables tras su coraza pétrea, ya cocidos. ¿A cuánto? Mil la unidad. Pedimos dos. El señor los rompe con un martillo, saca la carne, blanquísima y nos los sirve con una rodaja de limón en un recipiente de plástico. Nos los vamos comiendo mientras nos dirigimos hacia el coche y antes de llegar a él, nos miramos mi mujer y yo y... regresamos a por más. Nos llevamos tres más. Me parecen sencillamente un manjar, jamás he probado algo parecido en marisco. Otro marisco muy chileno es el piure. Se habla muy bien de él. Se sirve crudo o cocido y no lo hemos visto por ningún sitio. Pero haberlos, haylos. Otra vez será.
    La Panamericana Sur nos conduce directos al muelle de embarque de Chacao. Pero... ¡sorpresa! Encontramos una fila tremenda de coches, autobuses y camiones. Uf, esto va para largo, pienso. Mientras esperamos en la fila, unos chavales van pidiendo dinero a los conductores con unas huchas. Cuando llegan a nuestra altura les preguntamos que para qué es y contestan que piden para el Teletón. ¿Qué es eso el Teletón? Pregunto. Suena a concurso de televisión. La chica se extraña de que no sepamos lo que es. No entendemos sus explicaciones y aunque lo hubiéramos entendido tampoco le hubiéramos dado un peso. La caridad es el arma perfecta de los estafadores. Internet nos lo aclara: "La Fundación Teletón recauda dinero desde 1978 a través de una serie de herramientas y actividades comunicacionales para ayudar a los discapacitados a potenciar y promover un cambio de actitud en pro de la dignidad de las personas con discapacidad. Somos la institución de rehabilitación de los chilenos". O sea: es una fundación privada, por tanto, sin ningún control contable y exenta de impuestos, que nació con Pinochet en el poder y está presidida por el millonario y acosador sexual, Mario Kreutzberger alias "Don Francisco", que pide plata a los pobres, apelando a su compasión, para fines benéficos. ¿Qué más te hace falta saber?

Transbordador Chaco-Pargua

    De repente, todo fluye más deprisa de lo esperado, además, por alguna razón, los turismos tienen prioridad sobre los camiones, así que en veinte minutos estamos entrando en las tripas del transbordador Don Jaime. Salimos del coche para ver la travesía desde la cubierta, pero no aguantamos mucho tiempo el frío. Dentro del barco hay calefacción y unos asientos estupendos, se está de maravilla.
    Llegamos de noche a Puerto Montt, nos alojamos en un hotel de la costanera, el Holiday Inn Express, que comparte garaje con un centro comercial. Nos dan una suite con terraza y vistas al mar. El viento es tan fuerte que apenas se puede abrir la puerta de la terraza, da miedo salir.
   De Puerto Montt sale la merluza austral (Merluccius australis) que se vende en los supermercados Mercadona de España. Aunque el parásito anisakis se da con mucha frecuencia en los pescados de aguas cercanas a Europa, Chile no está exenta: los hospitales de Santiago han reportado dos casos en cinco años. Luego haberlo, haylo.

Copyright © 2018 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.