Otros viajes

República de Chile 2018

23 de noviembre, Santiago 2 de diciembre, El Calafate, glaciar Perito Moreno
24 de noviembre, San Pedro de Atacama, Valle de la Luna 3 de diciembre, El Calafate, Puerto Natales
25 de noviembre, Toconao, lagunas Chaxa, Miscanti y Miñiques 4 de diciembre, Milodón, Torres del Paine, lago Grey
26 de noviembre, San Pedro, géiseres del Tatio 5 de diciembre, Balmaceda, Serrano, Punta Arenas
27 de noviembre, San Pedro, Pucará de Quitor, Santiago 6 de diciembre, Punta Arenas, Santiago
28 de noviembre, Puerto Varas, Llanquihue, Frutillar 7 de diciembre, Santiago
29 de noviembre, Llanquihue, Chacao, Dalcahue, Castro 8 de diciembre, Santiago, Valparaíso
30 de noviembre, Ancud, Caulín, Puñihuil, Puerto Montt 9 de diciembre, Valparaíso, Santiago
1 de diciembre, Puerto Montt, Punta Arenas, Puerto Natales 10 de diciembre, Santiago
Datos económicos

27 de noviembre, martes

    La gasolinera de COPEC, la única del pueblo, está realmente escondida, en medio del pueblo, justo al lado de un hotel y encima, en una calle sin salida. Peor ubicación imposible. Y aquí venimos todos a repostar, incluidos camiones y autobuses y como hay que salir por donde se ha entrado, se arma un follón tremendo, porque el espacio escasea y todos se estorban.
    Camino de la fortaleza Pucará de Quitor, justo al lado de la estación de bomberos, vemos un mercado. Paramos, a ver qué hay. Salvo el maracuyá y los pepinos dulces, lo demás, todo frutas "normales": chirimoyas, nísperos, naranjas, peras, manzanas, melocotones, etc. También venden grandes tortas de quesos blandos. Solo nos llaman la atención unos paquetes de plástico transparente de marca Trigo Pop que parecen cereales para el desayuno.
    Al lado del mercado se halla el cementerio, entramos porque desde lejos divisamos una explosión de colores. Los enterramientos son variopintos y desordenados, no hay una uniformidad ni en el tamaño, ni en la forma, ni en los materiales, ni en los colores, ni en los adornos. Es un batiburrillo donde se mezclan tumbas suntuosas de mármol y letras doradas con otras, mucho más pobres, con frecuencia solo una cruz clavada en el suelo hecha con dos palos y nada más. Algunas criptas parecen casitas de juguete, de todos los colores. Las flores y coronas son de plástico; el calor marchitaría rápidamente las flores naturales.

Cementerio cristiano de San Pedro de Atacama

    El monumento histórico Pucará (fuerte) de Quitor se ubica a menos de cuatro kilómetros de San Pedro, sentido norte. Fue una fortaleza construida en el siglo doce que los atacameños usaban como refugio y defensa cuando atacaban las tribus aymaras o los peruanos. Se han encontrado muchos arcos y puntas de flecha en esta zona y también evidencias de traumas y heridas en restos humanos de aquel periodo. Un museo diminuto muestra restos de vasijas, arcos de madera, piedras cortantes, ondas, etc. La fortaleza se construyó sobre la ladera del cerro Quitor, de ochenta metros de altura; muy cerca pasa el cauce seco del río San Pedro. Quizá en enero lleve algo de agua, que es el mes con más lluvia, aunque también escasa, no caen más de veintidós milímetros en San Pedro, aunque el río se forma en las montañas.

Fortaleza Pucará de Quitor en primer plano y el volcán Licancabur (5916 m) al fondo

   A medio camino hacia la cima encontramos una lápida grabada con el poema "Servir" de Gabriela Mistral. Merece la pena subir a lo alto del cerro porque la vista es magnífica, además se corona con una cruz y unas esculturas de rostros que homenajean a los defensores de este lugar que en 1540 lucharon contra los invasores españoles. Parece una paradoja que el monumento en recuerdo de los defensores atacameños contenga cruces, símbolo de una religión que representa a sus verdugos. Junto con las escultura, un texto que dice así:

Homenaje a los 25 atacameños
degollados en estos parajes:

Defendían su libertad,
familia, alimentos y animales
contra un centenar de aventureros
ávidos de oro.
Esto sucedió en 1540, cuando los invasores
estamparon los cascos de sus caballos
en el desierto de Atacama.
Este hecho marca el decadente destino
de la desarrollada cultura atacameña
... hasta nuestros días.
El atacameño es quién aquí
al verse desamparado por sus Dioses
y por el Dios que le impuso el conquistador
imitando a Cristo crucificado, grita:
¡Dios mío, Dios mío!
¿Por qué me has abandonado?
Esta obra busca la conciliación
y procura borrar
las cicatrices de la historia.
Simboliza el espíritu armonioso
de los hombres de buena voluntad
de la comuna de San Pedro de Atacama
y del planeta Tierra.
U.U.
Octubre de 1992

Poema "Servir" de Gabriela Mistral:

Toda naturaleza es un anhelo de SERVIR.
Sirve la nube, sirve el viento y sirve el surco.
Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú;
donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tu;
donde haya un esfuerzo que todos esquivan,
¡acéptalo tú!
Sé el que aparte la piedra del camino,
el odio entre los corazones
y las dificultades del problema.
Hay la alegría del ser sano
y la de ser justo;
pero hay, sobre todo, la hermosa,
la inmensa alegría de SERVIR.
¡Qué triste sería el mundo
si todo estuviera hecho.
¡Si no hubiera un rosal que plantar,
una empresa que emprender!
Que no te llamen solamente los trabajos fáciles.
¡Es tan bello hacer lo que otros esquivan!
Pero no caigas en el error de que
solo se hace mérito con los grandes trabajos;
hay pequeños servicios que son buenos:
ordenar una mesa, ordenar unos libros.
Aquel es el que critica
este es el que destruye;
sé tú el que SIRVE.
El servir no es faena solo de seres inferiores;.
Dios que da el fruto y la luz, SIRVE.
Pudiera llamarse así: EL QUE SIRVE.

    Desde la altura se distingue allá abajo el hotel Alto Atacama Desert Lodge & Spa y sus busetas color plata relimpias a pesar del inevitable polvo de los caminos de tierra. Pasar una noche cuesta la friolera de mil trescientos euros. Dispone incluso de un observatorio astronómico en la cumbre de un pequeño cerro. Y es que las condiciones de esta zona son inmejorables para la observación del firmamento, de hecho, San Pedro de Atacama es la capital mundial de la astronomía. Toma nota: a cincuenta y dos kilómetros por la veintisiete hacia el este, se encuentra, a 5000 msnm, el mayor y más caro telescopio del mundo, el llamado ALMA o Atacama Large Millimeter/Submillimeter Array. Un autobús sale todos los sábados y domingos a las nueve desde San Pedro para visitar el centro de operaciones. Por razones de salud, no se sube al telescopio situado a 5000 m. El bus y la visita son gratuitos. Ya es tarde para nosotros; hay que reservar con mucha antelación desde almaobservatory.org, porque la demanda es alta, aunque si te apuntas en la lista de espera igual suena la flauta. Nosotros nos hemos enterado tarde de su existencia. Lástima.
    San Pedro de Atacama es la capital arqueológica del país, pero su museo, famoso por su calidad, ahora mismo no existe. El anterior museo se demolió para construir uno nuevo en su lugar. La empresa adjudicataria, la española Procoin, paralizó las obras cuando se enteró de que los terrenos pertenecían a particulares. La alcaldía les aseguró que ya lo sabían y que no importaba, que continuaran los trabajos. Procoin se negó y el alcalde les rescindió el contrato en 2016. La respuesta de Procoin fue denunciarles, así que ahora toca esperar a la decisión de los tribunales.
    Repetimos en el restaurante Adobe de San Pedro y marchamos hacia el aeropuerto de Calama. Llenamos el depósito de combustible en Calama y devolvemos el coche de alquiler, lleno de polvo, a Econorent. El vuelo hacia Santiago sale puntual a las seis menos diez. Al llegar al aeropuerto de Santiago, acudimos a recoger la maleta facturada por mi mujer y nos equivocamos, la esperamos en la cinta de la compañía LAN y la maleta no aparece; una empleada nos aclara que el vuelo era compartido entre las compañías LAN y Sky Airlines y cada compañía tiene una sala de recogida de equipajes diferente. En la sala de la Sky Airlines la encontramos girando solitaria sobre la cinta. Menos mal. Una buseta gratuita de Transfer Delfos nos traslada de nuevo al hotel City Express, muy cercano al aeropuerto, porque mañana embarcamos en el avión a Puerto Montt para continuar nuestro viaje por los Grandes Lagos y la isla de Chiloé.

Copyright © 2018 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.