Otros viajes

República de Chile 2018

23 de noviembre, Santiago 2 de diciembre, El Calafate, glaciar Perito Moreno
24 de noviembre, San Pedro de Atacama, Valle de la Luna 3 de diciembre, El Calafate, Puerto Natales
25 de noviembre, Toconao, lagunas Chaxa, Miscanti y Miñiques 4 de diciembre, Milodón, Torres del Paine, lago Grey
26 de noviembre, San Pedro, géiseres del Tatio 5 de diciembre, Balmaceda, Serrano, Punta Arenas
27 de noviembre, San Pedro, Pucará de Quitor, Santiago 6 de diciembre, Punta Arenas, Santiago
28 de noviembre, Puerto Varas, Llanquihue, Frutillar 7 de diciembre, Santiago
29 de noviembre, Llanquihue, Chacao, Dalcahue, Castro 8 de diciembre, Santiago, Valparaíso
30 de noviembre, Ancud, Caulín, Puñihuil, Puerto Montt 9 de diciembre, Valparaíso, Santiago
1 de diciembre, Puerto Montt, Punta Arenas, Puerto Natales 10 de diciembre, Santiago
Datos económicos

10 de diciembre, lunes

    Nuestro avión de vuelta a España despega a la una y media, así que aprovechamos el poco tiempo que nos queda en recorrer el cerro Santa Lucía, que lo tenemos casi enfrente de nuestro hotel y además varias personas durante este viaje nos lo han recomendado. Allá vamos. Justo en la falda del cerro se encuentra un pequeño jardín con la estatua de Benjamín Vicuña Mackenna, el hombre que convirtió este cerro, que era poco más que un basurero, en un lugar agradable de visitar. Esta tarea la realizó cuando ocupó el cargo de intendente1 provincial del área metropolitana de Santiago. Su pertenencia a la élite económica le permitió llevar una vida intensa: participó en dos revoluciones, fue candidato a presidente, fundó un periódico, viajante enpedernido, estuvo preso y escapó disfrazado de mujer, escribió casi doscientos libros. Sus restos descansan junto a varios de sus hijos en una ermita del propio cerro.

Fuente de Neptuno en el Cerro Santa Lucía

    Nos entretenemos buscando cosas curiosas, como un fragmento del puente Cal y Canto, que cruzaba el río Mapocho, construido por presos y demolido en 1887, o los escudos españoles que retiraron del Palacio de la Moneda cuando se proclamó la independencia en 1818, o la placa de bronce que indica la altura sobre el nivel del mar. Hay estatuas por todos los rincones, la mayoría no representan nada, se compraron a granel para servir de adorno. Más arriba vemos el pequeño fuerte construido por los españoles para defenderse de las tropas patriotas. Los cañones se usaron, pero no por los españoles sino, más tarde, contra unos soldados rebeldes que atacaron en 1850 este cerro y el Palacio de la Moneda en su intento de derrocar el gobierno de Manuel Bulnes; desde el cerro fueron un blanco fácil y fueron derrotados.
    Hasta aquí llegan los grupos de turistas japoneses, siempre tan formales, tan pulcramente vestidos, obedientes y atentos a las explicaciones. Qué maravilla de gente.
    Y se terminó este fantástico viaje por tierras chilenas. Ha sido todo muy fácil, Chile funciona y visitarlo en plena primavera ha sido un acierto, una grata experiencia visual. La puntualidad es la norma en los transportes, todo limpios y modernos, ya sean trenes, autobuses o aviones. Los aeropuertos limpios y eficientes, aunque nos ha dado la sensación de que se les están quedando pequeños. En el tema de las carreteras es donde tienen que mejorar, ya que aún quedan muchos kilómetros por asfaltar para que el cuerpo no sufra con la calamina. En muchos pueblos, solo la carretera principal, la que le atraviesa está asfaltada, el resto, de tierra. Nos han sorprendido los chilenos, unos tipos insospechosamente organizados, hasta cuando no funcionan los semáforos en los cruces, no se crea ningún caos, simplemente, aguardan su turno y se van cediendo el paso educadamente. El aspecto más sorprendente del viaje ha sido la comida, de una variedad extraordinaria. ¡Qué mariscos! Nos hubiera gustado probar aún más platos, como la oreja de mar (avalón), —cuya dura carne se ablanda con trece golpes y dicen que sabe a una mezcla de almejas y langosta—, o el piure, las almejas machas, etc.

    Nota 1: El intendente provincial era la máxima autoridad de las provincias chilenas hasta el proceso de regionalización del país de 1976.

Copyright © 2018 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.