Otros viajes

República de Chile 2018

23 de noviembre, Santiago 2 de diciembre, El Calafate, glaciar Perito Moreno
24 de noviembre, San Pedro de Atacama, Valle de la Luna 3 de diciembre, El Calafate, Puerto Natales
25 de noviembre, Toconao, lagunas Chaxa, Miscanti y Miñiques 4 de diciembre, Milodón, Torres del Paine, lago Grey
26 de noviembre, San Pedro, géiseres del Tatio 5 de diciembre, Balmaceda, Serrano, Punta Arenas
27 de noviembre, San Pedro, Pucará de Quitor, Santiago 6 de diciembre, Punta Arenas, Santiago
28 de noviembre, Puerto Varas, Llanquihue, Frutillar 7 de diciembre, Santiago
29 de noviembre, Llanquihue, Chacao, Dalcahue, Castro 8 de diciembre, Santiago, Valparaíso
30 de noviembre, Ancud, Caulín, Puñihuil, Puerto Montt 9 de diciembre, Valparaíso, Santiago
1 de diciembre, Puerto Montt, Punta Arenas, Puerto Natales 10 de diciembre, Santiago
Datos económicos

7 de diciembre, viernes

    De los dieciocho millones de habitantes del país, casi seis millones viven en Santiago y me está resultando una ciudad agobiante, ruidosa, de tráfico infernal y calles abarrotadas de gente. Las avenidas principales tienen vallas para evitar que la gente cruce por puntos diferentes a los pasos regulados con semáforos. También hay vallas que te guían a las paradas de los autobuses urbanos. A pesar de todo, Santiago dispone de unos pocos parques para desconectar de toda este ajetreo, como el cerro Santa Lucía o el Parque Forestal.

Jugando al ajedrez en la plaza de Armas

    Hoy hemos escogido el museo de Arte Precolombino para pasar la mañana. Digno de verse; contiene obras de gran calidad y estupendas explicaciones. A pesar de la calidad del museo, muy pocos turistas le visitan el día de hoy. Los más numerosos son los grupos de escolares; uno pertenece a un colegio inglés. ¡Qué envidia me dan estos chavales de apenas diez años que parlan inglés como un nativo! La visita al museo nos ha demorado cuatro horas. Es que con el aire acondicionado no hay ganas de salir.
    Caminamos sudorosos paralelos al Parque Forestal y el río Mapocho y llegamos al barrio La Chimba1, aquí se encuentra el Mercado Central, monumento nacional desde 1984. Los alrededores del mercado muestran una actividad comercial frenética. El edificio es coqueto, se inauguró en 1872. La carpintería se realizó en Inglaterra y los adornos de hierro forjado de los pilares y arcos se hicieron en Escocia. Su estado actual es consecuencia de infinidad de remodelaciones, la última en 1983. Visitamos la pescadería, acá venden locos (avalones) a 16000 pesos/kg, choros (mejillones) maltones, pejerreyes, róbalos, congrios, tollos (un tipo de tiburón), lisas, cabrillas, corvinas, machas, camarones, mantarrayas, lornas, jibias, reinetas (pez endémico de las aguas chilenas, casi idéntico a nuestra palometa española). En los restaurantes interiores del mercado se puede comer marisco: centolla (20000 pesos), ostiones, machas, calamares, choros, pastel de jaiba, picorocos al vapor (7980 pesos), pulpo, gambas en tempura, ensalada de ultes2 y piures3. Los empleados esperan frente a las terrazas de los restaurantes a la caza del turista y agobian con su insistencia; cuando te libras de uno, inmediatamente el siguiente ocupa su lugar; realmente nos han ahuyentado, te hacen sentir mercancía turística.
    El recepcionista de nuestro hotel nos recomendó evitar los restaurantes interiores del Mercado Central por demasiado turísticos; mejor comer en uno de los pequeños puestos más discretos que se encuentran alrededor del mercado, pero no nos recomendó ninguno y todo lo que vemos son tiendas de comida rápida. Al final acabamos en Empanadas Emporio Zunino. Vistas las dos filas tan largas que se forman frente a la caseta de prepago, pensamos que las empanadas tienen que ser celestiales, además se ven apetitosas, recién hechas y con el horno a la vista; los empleados no dan abasto y la gente las devora con autentica fruición. Mi mujer pide dos de pino y yo una de pino y otra de queso. El problema es que la masa interior está tan calientes que no hay quien la coma. La de queso no quema tanto y es la primera que devoro. Bien, no está mal. Cuando la temperatura de la masa interior permite hincarle el diente compruebo que la masa exterior es buena pero el relleno es una pasta de cebolla poco apetitosa, ¿dónde está a carne? Coge fama y échate a dormir. Todos los años, en febrero, se escoge la mejor empanada de pino de Santiago a través de una cata entre más de sesenta empanadas y según el periódico La Nación, el año pasado ganó el concurso el local de Rosalía, ubicada en la calle Pastor Fernández 15521, en La Barnechea, al este de Santiago, muy lejos del centro.
    El Palacio de la Moneda es uno de los edificios a disposición del presidente, que ahora mismo es Sebastián Piñera, multimillonario, especulador financiero, especialista en comprar barato y vender caro, situado políticamente a la derecha de la derecha tradicional. Jamás ha pensado en nadie que no sea él mismo, sin embargo, aquí está, simulando que se preocupa por los ciudadanos. Por cierto, su tío, el exobispo Bernardino Piñera, ha sido acusado de abusos sexuales a menores y cómplice por omisión de los abusos cometidos por el exarzobispo Francisco José Cox. Su sobrino Sebastián ha dicho que le cuesta creerlo.
    Echamos un vistazo al Centro Cultural La Moneda, inaugurado en 2006 y localizado en una moderna galería subterránea bajo la plaza de la Constitución, cuenta con varias salas para exposiciones y espacio para actuaciones musicales.
    Quizá te preguntes qué venden en las "botillerías", pues bebidas alcohólicas de alta graduación como ron, güisqui, ginebra, licores, etc.
    A las siete asistimos a una conferencia sobre el origen de los cuadros del museo de Arte Colonial en el propio museo. Apenas hemos acudido diez personas y he tenido que hacer verdaderos esfuerzos para no dormirme, de hecho, alguna cabezadita ya he echado. El sonido de la megafonía era malo y me costaba entender lo que decía.

    Nota 1: La Chimba significa “del otro lado” en lengua quechua, y se refiere a la situación de este barrio en relación con el río Mapocho.
    Nota 2: El ulte o cochayuyo es un alga parda comestible que se emplea crudo como cocido en ensaladas y otros platos fríos.
    Nota 3: El piure es un marisco rojo comestible muy apreciado. Se protege mediante una coraza rocosa.
    Nota 4: Un "luca" es el billete de mil pesos. En el siglo dieciocho, en España le llamaban a unas monedas las "peluconas", los chilenos adoptaron ese nombre y, con los años, el nombre se simplificó a "peluca" y más tarde a "luca". No se considera vulgar.

Copyright © 2018 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.