Otros viajes

República de Austria 2019

14 de julio, Viena 25 de julio, Graz, Viena, Bratislava
15 de julio, Viena 26 de julio, Bratislava
16 de julio, Viena, Salzburgo 27 de julio, Bratislava
17 de julio, Salzburgo 28 de julio, Budapest
18 de julio, Salzburgo 29 de julio, Budapest
19 de julio, Innsbruck 30 de julio, Budapest
20 de julio, Innsbruck 31 de julio, Budapest
21 de julio, Mondsee, St. Wolfgang 1 de agosto, Budapest, Viena
22 de julio, Bach Ischl, Hallstatt 2 de agosto, Viena
23 de julio, Eisriesenwelt, Dachstein Krippenstein 3 de agosto, Viena
24 de julio, Graz Datos económicos

24 de julio, miércoles

    Graz es la segunda ciudad de Austria en número de habitantes, 290000 y subiendo, y contiene uno de los cascos históricos mejor conservados de Europa, es ciudad universitaria y sede de empresas como Magna Steyr AG & Co KG (fabricante de automóviles), Fresenius (sanidad), AVL (automoción), Puntigam (cervezas), SSI Schäfer (logística), etc. Como principales puntos de interés para el turista yo señalaría los siguientes:

Lugares de interés en Graz

  • El castillo gótico de Eggenberg y sus jardines. Su museo que contiene cinco siglos de arte europeo, desde la edad media tardía hasta principios del periodo moderno.
  • El Grazer Burg o Palacio de Graz, aunque solo son visitables la escalera de doble espiral y el patio.
  • El Castillo de la Colina (Schloßberg) donde se encuentra también la Torre del Reloj.
  • El Murinsel, una isla artificial en el río Mur con una cafetería.
  • El Kunsthaus, edificio ultramoderno de 2003 que alberga el museo de arte moderno y contemporáneo con pinturas austriacas e internacionales.
  • La Armería de Estiria. Contiene una colección de armas históricas, trajes y armaduras de guerra. De lo mejor de Europa en su género,.
  • Museo Universal Joanneum. Es el museo más antiguo de Austria e incluye más de 4,5 millones de objetos en sus colecciones de pintura, fotografía, minerales, animales, botánica, etc.

  •     Como todo no lo podemos ver, seleccionamos para nuestra primera visita el castillo de Eggenberg, situado al oeste de Graz, a cuatro quilómetros de nuestro hotel. Llegar hasta el castillo no es que sea complicado, pero toda la zona peatonal de Graz está en obras y no funcionan ni los autobuses ni los tranvías, así que nos ponemos en marcha en dirección al castillo subiendo por la Annenstraße, ya encontraremos alguna parada de bus, digo yo. Nos quedamos asombrados de la antigüedad de muchos escaparates de los comercios, de hecho, algunos están exactamente igual que cuando las tropas de Hitler entraron en Graz; lo he comprobado en el documental "Graz Now & Then: Stadt der Volkserhebung of Adolf Hitler". Los nazis entraron triunfalmente, vitoreadas por miles de simpatizantes, mientras, los detractores optaron por pasar desapercibidos. La causa de esta falta de renovación de los escaparates de las tiendas podría ser debido a la decadencia económica, pero no lo creo, porque la población de Graz no para de aumentar. Otra causa podría ser el conservadurismo de los austriacos, yo ahí lo dejo.
        Al final llegamos al castillo de Eggenberg mediante una combinación de autobús y tranvía y nos quedamos asombrados de la poca gente que lo visita; en realidad, Graz parece una ciudad aletargada, sin gente por sus calles, quizá estén todos disfrutando de sus vacaciones por el sur de Europa.
       
    Palacio Eggenberg

        Este palacio perteneció a Hans Ulrich von Eggenberg (1568-1634), hijo de un riquísimo empresario de Graz y biznieto de Balthasar Eggenberg, director de la Casa de la Moneda del emperador Federico III de Alemania. A los quince años se marchó a estudiar leyes a la reconocida universidad protestante de Tubinga, cerca de la actual Stuttgart. Como era costumbre en la época entre los adinerados, al finalizar sus estudios emprendió un viaje educativo que le llevó a través de Países Bajos, España e Italia. Tras la muerte de su padre regresó a Graz y se colocó en la corte del archiduque ultracatólico Fernando II de Habsburgo, también nacido en Graz, donde llegó a ser su favorito antes incluso de ser elegido emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. En pocas décadas llegó al cargo de director del Consejo Secreto, equivalente al cargo de primer ministro actual. Se dice que Fernando II nunca tomó una sola decisión política importante sin antes escuchar el consejo de Ulrich. Ulrich fue una de las personas que más hicieron por robustecer el absolutismo imperial militar de los Habsburgo y fue bien recompensado por ello: le nombraron barón, duque de Krumau y recibió también el Toisón de Oro.

    Palacio Eggenberg en Graz

        Hans Ulrich quiso hacerse un palacio digno de su puestazo de primer ministro y pensó que, remodelar y ampliar el castillo de 1460 de su bisabuelo Balthasar que había heredado, le resultaría más económico que hacer uno nuevo. Los trabajos se iniciaron en 1625 y se completaron en 1646. El arquitecto fue el italiano Giovanni de Pomisa y su inspiración fue el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Muchas de las pinturas que ya contenía el castillo siguen expuestas a día de hoy.
        El palacio de Eggenberg está lleno de simbolismos: tiene 365 ventanas, 31 habitaciones en cada piso, 24 oficinas con 52 puertas y 60 ventanas en total. 4 torres de esquina: todo simboliza el tiempo desde un año hasta varias semanas, días, horas, minutos. El simbolismo de estos números se basa en el nuevo calendario gregoriano editado por el papa Gregorio XIII en 1582 que sustituyó al calendario juliano de Julio César instaurado en el año 46 AEC.
        Desgraciadamente Ulrich murió sin ver terminado su palacio; sucumbió a la gota, la enfermedad de los ricos. Los sucesivos descendientes de Hans Ulrich reformaron el palacio de acuerdo a las gustos de cada época. El último miembro masculino de la familia, Johann Christian II von Eggenberg murió con trece años de apendicitis en 1717, con él se extinguió la dinastia Eggenberg. Después, el palacio cayó en poder de la familia Herberstein, que lo mantuvo hasta 1939.
        Ahora el castillo de Eggenberg está administrado por el Joanneum, el Museo Provincial de Estiria, y alberga una galería de pintura, un museo numismático, una de las mayores colecciones de piedras romanas de Austria (Lapidarium), un departamento de prehistoria e historia temprana y una galería con obras de arte del período Románico hasta el Barroco tardío.
        Yo me lo he pasado en grande con los increíbles detalles de las pinturas de Pieter Brueghel el Joven, como el de la Fiesta Flamenca, me recuerda las historietas del Tebeo "13, Rue del Percebe" creado por Ibañez. No en vano casi toda la pintura flamenca de aquella época está cargada de humor y sátira. Este cuadro cuenta también con algunos detalles eróticos muy graciosos que, curiosamente, los he visto borrados en reproducciones de esta pintura en Wikipedia.

        Una de las calles de Graz está dedicada al personaje histórico más importante que haya pasado por esta ciudad, se trata de Johannes Kepler (1571-1630), que descubrió las órbitas elípticas de los planetas. Fue el primero que puso por escrito que los planetas se mueven trazando elipses y no círculos. Sus leyes dieron la pista a Newton para descubrir la ley de la gravitación universal, aunque Newton fue incapaz de explicar cómo se produce esta atracción entre los cuerpos. Kepler nació en Weil der Stadt, en la actual Alemania, y dió clases de matemáticas en la universidad de Graz hasta que en 1600 el archiduque Fernando II obligó a todos los protestantes a abandonar la ciudad.
        El personaje más famoso nacido en Graz no necesita mucha presentación: la estrella de Hollywood Arnold Schwarzenegger. Los aficionados a la música conocen bien al director de orquesta Nicolaus Harnoncourt, (1929 - 2016), hijo de la condesa de Meran y del conde d'Harnoncourt-Unverzagt. Fue muy conocido gracias a sus grabaciones con orquestas de instrumentos originales. Aunque nación en Berlín, tenía su residencia habitual en Graz.

    Murinsel

        Otro de los edificios realizados en 2003 para celebrar la capitalidad cultural europea de Graz fue Murinsel o "la isla del río Mur". Se trata de una plataforma de acero situada en medio del río conectada con dos pasarelas a las orillas. La idea se debe al consultor artístico Robert Punkenhofer y el diseño a Vito Acconci. Su costo se elevó a cinco millones de euros. Tiene forma de molusco a medio abrir y contiene un pequeño anfiteatro y una cafetería.

    Murinsel

       El desmantelamiento de Murinsel estaba planificado para después de 2003, pero tuvo tanta aceptación que aquí sigue. No parece que las frías aguas del Mur ni las crecidas le hayan afectado demasiado en estos dieciséis años.

       El río Mur que atraviesa Graz es un paraíso de pesca; en sus aguas desova el hucho o salmón del Danubio, que sobrepasa el metro de longitud. Para pescar en los ríos de Estiria se necesita una licencia, pero antes hay que aprobar un examen de dos horas con diez preguntas de cada uno de estos temas: conocimiento de los peces, ciencia del agua y los biotopos, bienestar animal, práctica de pesca, tratamiento del pescado capturado, la ley de pesca, ley de aguas, ley de conservación de la naturaleza y protección, mantenimiento y cuidado de las comunidades locales. Los turistas sin licencia pueden pescar con el permiso de invitados válido para cuatro semanas en determinadas aguas pesqueras; se necesita foto. Como máximo se pueden comprar dos permisos de invitados por año.
        Después de cenar, al pasear por las calles peatonales del centro, casi desiertas, nos entretenemos con un concierto gratuito de un grupo de jazz RoHa-Quintett en el patio de la galería Generalihof.

    Copyright © 2019 - MRB

    La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.